Cristianismo volviendo a las casas en el siglo XXI. Un retorno, a lo que fue la iglesia primitiva.


VISITAS A NUESTRO SITE.-
 

 

En este estudio me he propuesto dar mi punto de vista acerca del lugar que debe ocupar la mujer en la asamblea del Señor, espero que sea de mucho provecho para todos los que puedan leer este material.
 
Que Dios los bendiga.
 
LA MUJER ENSEÑANDO EN LA IGLESIA.
 
Muchos sinceros cristianos creen que la mujer no puede enseñar “Doctrina” a hombres en el marco de una reunión de iglesia.
Generalmente quienes así opinan citan algunos pasajes de la Escritura para dar asidero a tal creencia.
Por eso, como tengo total seguridad de que no es así y que “LA MUJER TIENE TANTO DERECHO COMO EL HOMBRE A ENSEÑAR A HOMBRES Y MUJERES EN EL MARCO DE UNA REUNIÓN DE IGLESIA.”
 
Me he propuesto hacer este pequeño estudio donde se analizará el mensaje general de la Biblia en cuanto a esta idea y luego con minuciosidad los pasajes que se han citado a lo largo del tiempo para decir que la mujer no puede enseñar al hombre “Doctrina”, en el marco de una reunión de iglesia.
 
Sorprendentemente, solamente hay dos textos que de manera explícita dan fundamento a tal idea.
 
Estos dos pasajes son:
 
1 Corintios 14: 34 al 35.
34 Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque
no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como
también la ley dice.
35 Y si quieren aprender alguna cosa, pregunten en casa á
sus maridos; porque deshonesta cosa es hablar una mujer en
la congregación.
 
1 Timoteo 2: 11 al 15.
11 La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción.
12 Porque no permito á la mujer enseñar, ni tomar
autoridad sobre el hombre, sino estar en silencio.
13 Porque Adán fué formado el primero, después Eva;
14 Y Adán no fué engañado, sino la mujer, siendo seducida,
vino á ser envuelta en trasgresión.
15 Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe, amor y santificación, con modestia.
 
Una interpretación literalista de estos dos textos nos llevaría a las siguientes conclusiones:
 
1.     Que la mujer casada no puede hablar en la asamblea.
 
2.     Que la mujer casada si quiere aprender algo debe preguntarle a su marido en su hogar conyugal.
 
3.     Que no puede enseñar a un hombre.
 
4.     Que no puede tomar autoridad alguna sobre el hombre en una reunión de la congregación.
 
En una primera aproximación al tema quiero mostrar algunos textos de la Escritura que muestran que muchas de las conclusiones que esboce ante-
-riormente son contradictorias con el mensaje entero de la Biblia.
 
Y En una segunda aproximación mostrare el examen pertinente de los dos textos que más asidero dan a la creencia de que la mujer no puede enseñar en una reunión cristiana a hombre alguno.
 
Primera aproximación al tema:
 
La mujer si puede hablar en la congregación.
 
Para fundamentar ello mostrare los siguientes textos:
 
Hechos 2: 17 al 19:
Y en los postreros días, dice Dios,
Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,
Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;
Vuestros jóvenes verán visiones,
Y vuestros ancianos soñarán sueños;
Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días
Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán.
 
Hechos 21: 8 al 9:
Al otro día, saliendo Pablo y los que con él estábamos, fuimos a Cesarea; y entrando en casa de Felipe el evangelista, que era uno de los siete, posamos con él.Este tenía cuatro hijas doncellas que profetizaban.
 
1 de Corintios 11: 5 al 13:
Todo varón que ora o profetiza con la cabeza cubierta, afrenta su cabeza.Pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado.Porque si la mujer no se cubre, que se corte también el cabello; y si le es vergonzoso a la mujer cortarse el cabello o raparse, que se cubra.Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón.Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón,y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón.Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles.Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón;porque así como la mujer procede del varón, también el varón nace de la mujer; pero todo procede de Dios.Juzgad vosotros mismos: ¿Es propio que la mujer ore a Dios sin cubrirse la cabeza?
 
Vemos por los textos que hemos citado con anterioridad la mujer tiene el don de profecía al igual que el hombre.
 
No debemos de olvidar la razón por la cual Dios estableció el don de profecía en la iglesia.
 
La misma esta explicitada en 1 de Corintios 14: 3 al 4.
 
“Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación. El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica; pero el que profetiza, edifica a la iglesia”.
 
Si uno realiza una interpretación rigurosamente literalista del primer versículo del pasaje que cite precedentemente notará que quien profetice puede solo edificar a hombres (Pero el que profetiza habla a los hombres).
Menos mal que el apóstol dice luego que el profeta/tiza también edifica a la congregación entera(el que profetiza, edifica a la iglesia),pues ya imagino que de no ser así algunos hubieran dicho “¡solo los hombres pueden ser edificados, exhortados y consolados con el don de profecía!”
 
Además no quiero que se olvide que en el Vetero Testamento tenemos también ejemplos de mujeres que profetizaron para la edificación, exhortación y edificación de la congregación de Israel.
 
Hulda.

2 De Reyes 22: 13 al 20:
Id y preguntad a Jehová por mí, y por el pueblo, y por todo Judá, acerca de las palabras de este libro que se ha hallado; porque grande es la ira de Jehová que se ha encendido contra nosotros, por cuanto nuestros padres no escucharon las palabras de este libro, para hacer conforme a todo lo que nos fue escrito.
Entonces fueron el sacerdote Hilcías, y Ahicam, Acbor, Safán y Asaías, a la profetisa Hulda, mujer de Salum hijo de Ticva, hijo de Harhas, guarda de las vestiduras, la cual moraba en Jerusalén en la segunda parte de la ciudad, y hablaron con ella.Y ella les dijo: Así ha dicho Jehová el Dios de Israel: Decid al varón que os envió a mí:Así dijo Jehová: He aquí yo traigo sobre este lugar, y sobre los que en él moran, todo el mal de que habla este libro que ha leído el rey de Judá;por cuanto me dejaron a mí, y quemaron incienso a dioses ajenos, provocándome a ira con toda la obra de sus manos; mi ira se ha encendido contra este lugar, y no se apagará.Mas al rey de Judá que os ha enviado para que preguntaseis a Jehová, diréis así: Así ha dicho Jehová el Dios de Israel: Por cuanto oíste las palabras del libro,y tu corazón se enterneció, y te humillaste delante de Jehová, cuando oíste lo que yo he pronunciado contra este lugar y contra sus moradores, que vendrán a ser asolados y malditos, y rasgaste tus vestidos, y lloraste en mi presencia, también yo te he oído, dice Jehová.Por tanto, he aquí yo te recogeré con tus padres, y serás llevado a tu sepulcro en paz, y no verán tus ojos todo el mal que yo traigo sobre este lugar. Y ellos dieron al rey la respuesta.
 
Débora.
 
Gobernaba en aquel tiempo a Israel una mujer, Débora, profetisa, mujer de Lapidot;” Jueces 4: 4.
 
“y los hijos de Israel subían a ella a juicio.” 1 de Reyes 4: 5 in fine.
 
“porque en mano de mujer venderá Jehová a Sísara.” 1 de Reyes 4: 9 in fine.
 
“Aquel día cantó Débora con Barac hijo de Abinoam, diciendo:
Por haberse puesto al frente los caudillos en Israel,
Por haberse ofrecido voluntariamente el pueblo,
Load a Jehová.” 1 de Reyes 5: 1.
 
En este caso esta mujer no solo profetizaba, ¡sino que además juzgaba los litigios que tenían entre sí los israelitas, liberto al pueblo de Dios de la opresión de extranjeros y era la principal caudillo superando aún a los hombres!
 
Invito a los lectores a leer esta historia en las Escrituras para examinar por si mismos que esta mujer fue preeminente sin ningún tipo de “cobertura” de hombre alguno.
 
Además tenemos ejemplos de mujeres que son llamadas profetizas a lo largo de la en toda la Biblia.
 
Véase: Éxodo 15:20, Jueces 4: 4, Isaías 8: 3, Nehemías 6: 14, Lucas 2: 36.
 
Si Dios en el Antiguo testamento exhorto, edifico y consoló a hombres y mujeres por medio de profetizas pregunto ¿por qué cambiaría de opinión? ¿Acaso es mentira aquello que dice el profeta “Porque yo Jehová no cambio”?
 
La mujer casada si quiere aprender lo puede hacer sin necesidad preguntarle a su marido en su hogar conyugal.
 
A la segunda afirmación le hago la siguiente acotación ¿Qué hombre debe de ser el encargado de enseñar a las mujeres solteras lo que no hayan entendido?, ya que la interpretación literalista dice que si quieren aprender algo “que pregunten a sus maridos en casa”.
 
¡Pobre la que no tenga marido!
 
Ya que la Escritura de acuerdo a una interpretación literalista no dice en forma explícita que la mujer pueda enseñar a otra mujer doctrina, como algunas mujeres que creen la enseñanza de que la mujer no puede enseñar doctrina en el marco de una reunión de iglesia bien intencionadas piensan.
A manera de consuelo por no poder enseñar a los hombres de la congregación.
 
Las mujeres a otras según una interpretación rigurosamente literalista del Nuevo Testamento solo pueden enseñar reverencia, amor, quehaceres domésticos, castidad, prudencia y sujeción.
 
Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien;que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos,a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.                                                                                  Tito 2: 3 al 5.
 
¡No tenemos texto alguno que diga que una mujer puede enseñar doctrina a otra mujer!
 
Alguno/a dirá la mujer puede enseñar doctrina a otra mujer porque tenemos a Priscila que enseña a Apolos doctrina.
 
A lo cual contesto que de acuerdo a una interpretación literalista no es así ya que:
 
·        Aquí se estaba enseñando a un hombre.
 
·        La mujer estaba acompañada de su marido.
 
Así que si queremos ser literalistas, ¡seámoslo del todo! ¡La mujer no puede enseñar doctrina, ni aún a otra mujer!
 
Por lo expuesto creo que caeríamos en el absurdo interpretativo si decimos que la mujer solo debe aprender doctrina de parte de su marido.
 
La mujer si puede enseñar a un hombre doctrina.
 
Tenemos el caso de cómo Priscila y Aquila enseñan al gran orador de Alejandría llamado Apolos.
 
Hechos 18: 24 al 26.
 
Llegó entonces a Efeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras.Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios.
 
Aquí sin lugar a dudas una mujer enseña a un hombre “Doctrina”.
 
Alguno podrá decirme de que esto no autoriza a decir que una mujer pueda enseñar en una reunión cristiana ya que en este ejemplo no estamos en presencia de un culto cristiano y que además la mujer estaba acompañada de su esposo.
A lo que yo digo ¿Qué diferencia hay que lo dicho en privado se diga en público? y que además al estar escrito en el libro de los Hechos de los Apóstoles el nombre de Priscila primero que el de Aquila denota claramente que ella era la que dirigía la enseñanza de acuerdo a la mayoría de los interpretes más serios de las Escrituras.
Por eso si ella era la que dirigía la enseñanza tranquilamente podría haber explicado sola todo, no olvidemos que eso no lo pudo hacer más que nada por una cuestión cultural (las mujeres judías eran mal vistas si hablaban de manera privada con otro hombre que no fuera su esposo), también tengamos en cuenta que la mayoría de las veces que se nombra a Priscila y Aquila el nombre de la primera aparece primero, indicando que la de mayor preeminencia espiritual era de la mujer y no del hombre.
¡Así que no estamos en presencia de un caso en donde el hombre vigile a ver si la mujer se equivoca cuando enseña!
Párrafo aparte merece la mención de que esta mujer enseño a unos de los principales oradores que tuvo la iglesia en el Nuevo Testamento.
 
Puede tomar autoridad sobre el hombre en una reunión de la congregación
 
Como considero sin ningún tipo de miedo a equivocarme que la mujer puede enseñar a la misma altura que un hombre ¿por qué no podría ejercer ella autoridad como los otros hombres ejercen sobre otros cuando enseñan?
 
No olvidemos que el vocablo autoridad en griego significa “poder delegado”.
 
Cuando una persona a quién Dios le ha dado un ministerio (en este caso la enseñanza) lo ejerce esta con actuando con el poder delegado de parte de su General por ello puede ejercer autoridad porque en ese momento esta bajo autoridad.
 
Antes de pasar a examinar el contexto histórico y gramatical de los dos pasajes que dan mayor fundamento a la idea de que la mujer no puede enseñar doctrina en el marco de una reunión de iglesia a otros hombres quiero agregar parte de un trabajo de otro hermano sobre el tema que nos habla del papel de la mujer en la Biblia:
 
¿Qué podemos apreciar desde un plano general?
Antes de acercarnos a los “pasajes limitantes” una primera pregunta debe ser contestada: “¿Qué es la enseñanza general que encontramos en el Nuevo Testamento acerca del rol de la mujer en la iglesia?” “¿Cuál es la enseñanza general acerca de la mujer y el ministerio?”Encontrarás que es perfectamente consistente con los principios generales del Nuevo Pacto.
He aquí un listado cronológico de la mujer en el ministerio. Y como no tengo una concordancia delante de mí, hago esto desde algo menos que mi inspirada memoria, por tanto no es exhaustivo.
· Isabel y María (no Zacarías y José) son las primeras en recibir el mensaje de la venida de Cristo. Son honradas y benditas por los ángeles.
Y son las primeras en cantar y profetizar acerca del niño Jesús.
· La profetisa Ana recibe una mención honorable como una que habló del Mesías a aquellos que le estaban esperando (Lucas 2:36-38)
· Durante el principio del ministerio de Cristo, un grupo de escritores del Evangelio llaman “las mujeres” de igual forma que hablan de “los doce” (Lucas 8:1-3; 23:49, 55; 24:24). De hecho, los doce discípulos eran un grupo bastante penoso si es comparado con los discípulos femeninos del Señor. En el momento de su detención, ellos huyeron, pero ellas fueron las que acompañaron al Señor en sus últimas horas. Siendo la tortura algo contrario al ser femenino, ellas vieron cómo el Señor era crucificado. Ellas le acompañaron al sepulcro y le velaron, siendo las primeras que le vieron en el momento de su resurrección. Y fueron las mujeres a las que Él confió el privilegio de portar la nueva de su resurrección al resto de sus hermanos.
· Ambos, los doce y “las mujeres” eran parte de los 120 que esperaron la venida del Espíritu Santo en el día de Pentecostés (Hechos 1:14). Las mujeres, con los hombres, hablaron en lenguas, declarando las “grandes obras de Dios” (Hechos 2:1-11).
· El Espíritu Santo fue derramando por igual sobre los hombres y las mujeres... el resultados fue que “vuestras hijas profetizarán” (Hechos
2:17–18)
· En Cristo, son derribadas todas las barreras terrenales. En Gálatas 3:28 claramente dice “No hay Judío, ni Griego; no hay siervo, nilibre; no hay varón, ni hembra: porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.” Por tanto las mujeres no son ciudadanos de segunda categoría en la iglesia de Dios.
· Priscila y su esposo Aquila enseñaron a Apolo... Hechos 18:26 “...y le declararon másparticularmente el camino de Dios.” Es de notar
de las seis veces que Priscila y Aquila son mencionados en el Nuevo Testamento, cuatro el nombre de Priscila es mencionado primero
(Hechos 18:18, 26; Romanos 16:3; 2Timoteo 4:19) Esta forma de escribir en aquel tiempo, indicaba que Priscila era más prominente, espiritualmente. De igual manera, el hecho de que su nombre aparezca primero, cuando ella y su esposo instruían a Apolo, indica que ella era quien lideraba la enseñanza.
· Felipe, el evangelista, tenía cuatro hijas que eran profetisas (Hechos 21:9). Esto significa que profetizaban. (Notemos que la profecía del siglo primero, siempre se hacía en y entre la iglesia. Piensen sobre esto: si una mujer está profetizando con el Espíritu de Dios, revelando a
Jesucristo, ¿por qué razón los hombres no pueden escucharla?)
· En 1 Corintios 11:4-5, Pablo dice que la mujer puede orar y profetizar cuando la iglesia se reúne (1 Corintios 11:1-34). El contexto marca claramente que Pablo se está refiriendo a las reuniones públicas en las que se encuentran reunidos los hombres y las mujeres.
· Cuando Pablo escribió su carta a Roma, desde Corinto, él honra a las siguientes mujeres por su servicio en la iglesia: Febe, Priscila, María, Trifena y a Trifosa, Pérsida, Julia y a la hermana de Nereo. En este capítulo, Pablo lista el doble de hombres que de mujeres, pero alaba
a más del doble de mujeres que de hombres.
· En Romanos 16:7 Pablo menciona a Junia como un “apóstol insigne”. Junia es claramente un nombre femenino.
· En Filipenses 4:2-3, Pablo hace una mención especial de Evodia y Síntique, quienes le ayudaron en su trabajo. Significativamente, la
iglesia en Filipos comenzó con mujeres y se reunían en la casa de una mujer (Hechos 16:13). Punto importante de notar, las mujeres
eran una considerable mayoría en la iglesia de Filipos.
· Pablo recuerda a Tito que las mujeres de más edad deben ser “maestras de honestidad”. Ellas deben ser, a la vez, maestras de las jóvenes (Tito 2:3-5).
· Pablo alaba a la madre y abuela de Timoteo. Hay una buena razón para inferir que ellas le enseñaron las Sagradas Escrituras desde su niñez (2 Timoteo 1:5 con 3:15).
 
Claramente, las mujeres estaban activamente involucradas en el ministerio de la iglesia del siglo primero. Puesto que habían recibido al Espíritu, ellas formaban parte del sacerdocio de creyentes al igual que los hombres. Las
encontramos profetizando públicamente. Orando públicamente. Enseñando públicamente. También las encontramos trabajando codo con codo en la obra de Pablo. Lo que es más, Pablo llama a esas mujeres “compañeras de
trabajo” en su obra, un término que aplica de igual forma a sus colaboradores hombres.
 
 
Continuará…


 

Iglesia en casas de Argentina, es un sitio de ínteres para todos aquellos que anhelan que el Cristianismo de nuestros días vuelva a ser lo que fue al príncipio.
Aquí esta todo lo referente al movimiento de Iglesia en casas. Tanto en Argentina como en el resto del mundo.-
 
Hoy habia 1 visitantes (18 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
IGLESIA EN CASAS ARG.