Cristianismo volviendo a las casas en el siglo XXI. Un retorno, a lo que fue la iglesia primitiva.


VISITAS A NUESTRO SITE.-
 

Aquí dejo el link de una página de internet de la  cual podrá el cibernauta bajar los libros de este genial autor en formato pdf.

El Link es el siguiente:

http://pezmundial.com/2006/05/libros-de-gene-edwards.html

Deseo, que sea para su progreso espiritual.
                                                       Juan Manuel.-

ADVERTENCIA:

A pesar de que este cristiano es un gran autor, no podemos pasar por alto este artículo que muestra algunas serias fallas de este ministro.

"El desastre acerca de Gene Edwards"

 

Por Dan L.Trotter

 

 

Traducción (ligeramente abreviada) de: New Reformation Review (Revista de la Nueva Reforma), Vol.8, No.5 - Diciembre de 2002

 

http://www.geocities.com/dantrotter/

 

 

Un observador de sitios Web de iglesias en casa dijo una vez que "La Revista de la Nueva Reforma" era el sitio más chistoso en la Web. Bueno, muchachos, no hay nada chistoso en absoluto acerca de esta edición presente. Es muy triste para mí, que por fin tengo que salir al público y reconocer los problemas que afligen el "ala radical de las iglesias en casas" de Gene Edwards. - El primer material que leí acerca de las iglesias en casa, era por Gene Edwards. Hace unos diez años devoré todo de él que pude encontrar. Asistí a una de sus conferencias, e incluso a una de sus reuniones de iglesia. Fui parte de las tres personas que le invitaron tres veces a la Conferencia Anual de Iglesias en Casa del Sur. Las primeras ediciones de esta revista están llenas de referencias favorables a él. En el trato personal conmigo, él siempre era gracioso y amable. En persona, el es uno de los hombres más chistosos. Y por supuesto, es brillante. El debería ser uno de nuestros tesoros más grandes. Pero en lugar de ello, él y sus seguidores se volvieron una carga desastrosa. Ha habido demasiados derrumbes sísmicos por cristianos descontentos, enojados y heridos, involucrados con las iglesias de Gene Edwards, de manera que ya no puedo ignorar más el asunto. He escuchado demasiados testimonios personales por personas involucradas en sus iglesias, y he leído demasiados correos como este:

"Veo que Gene se excede demasiado. El es peligroso. He perdido a personas que significan mucho para mí, por causa de su engaño... El enojo contra el resto del cuerpo no es una buena razón para hacer algo. Esto es tan triste. Gene podría haber sido un maravilloso constructor de puentes entre personas que salen del institucionalismo, y aquellos que están involucrados en iglesias en casas."

 

Hay algo que anda mal. El mismo hermano que me introdujo a los escritos de Gene Edwards, después de ver la presentación de Edwards en la Conferencia Anual de Iglesias en Casas del Sur, me dijo que Edwards era "indefendible". Yo aguanté tanto tiempo como pude. Pero mi hermano tenía razón. Edwards es indefendible. El siguiente artículo, escrito en conjunto por mí, Steve Atkerson, Beresford Job, y Jon Zens, explica por qué.

 

Gene Edwards: Lo bueno, lo malo y lo feo

 

Por Steve Atkerson, Beresford Job, Dan Trotter, y Jon Zens

 

Primero tenemos que pedir disculpas por referirnos a Gene Edwards con nombre. El es un fenómeno, una cabeza conocida, una leyenda. Su impacto sobre los cristianos más allá del sistema institucional de iglesias ha sido masivo, especialmente en los Estados Unidos. ... Gene Edwards y sus amigos se han responsabilizado de dividir el movimiento de iglesias en casas en "el ala radical"(¿? ellos), y todos los demás que no están en la cosa genuina. El llegó a ser tan identificado con esta autoproclamada "ala radical", que es imposible criticar esta ala radical sin referirse a Gene Edwards con su nombre.

 

Aclaramos que todas las preocupaciones expresadas en este artículo, hace tiempo han sido expuestas a Gene Edwards y a sus seguidores por cartas, correos y llamadas telefónicas. Puesto que no recibimos ninguna respuesta razonable o satisfactoria, procedemos con este artículo, para advertir a aquellos que podrían ser seducidos por la ideología de Edwards.

 

Es muy difícil evaluar a Gene Edwards, por varias razones. Una es, que algunos de sus libros son excelentes. Contienen muchas cosas con las que estamos de acuerdo de todo corazón, y son escritos en un estilo que nosotros cuatro juntos nunca podríamos alcanzar. Sin embargo, Gene Edwards como persona es algo diferente. Como alguien dijo, es una vergüenza que la lengua de Gene Edwards no tenga un editor tan bueno como su pluma. Al escuchar una actuación de Edwards (y usamos con propósito la palabra "actuación"), uno es inundado por un océano de exageraciones, y a menudo es difícil entender si todo esto debe ser un chiste, o si debe tomarse en serio. Por ejemplo, ¿creía Gene Edwards realmente que cada libro sobre la mesa en la conferencia de iglesias en casa (excepto los suyos) era "sin valor alguno"? ¿O solamente quiso ser chistoso? Es difícil saberlo, y esta es otra razón por qué su movimiento es tan difícil de analizar. Pero cuando juntamos todas las piezas, llegamos a la conclusión de que Edwards no desea ser chistoso, sino que intencionalmente promueve su propia agenda idiosincrasia.

 

La tercera razón por qué es tan difícil criticar de manera objetiva a los edwardsianos, es que muchos de los problemas vienen de prácticas que prevalecen en sus iglesias; y las noticias de éstas vienen de personas que salieron, y por tanto podrían ser prejuiciados. Sin embargo, señalamos que hemos conversado con por lo menos treinta miembros anteriores de iglesias de Gene Edwards. En cada caso, sus testimonios eran consistentemente paralelos, independientes unos de los otros. En muchos casos, no tienen ninguna animosidad contra Gene Edwards; más bien se sienten tristes de que las cosas hayan resultado como resultaron. En este artículo deseamos distinguir entre cosas escritas y cosas que solamente escuchamos. Las cosas escritas con las que estamos en desacuerdo, las criticamos categóricamente. Las cosas que solamente escuchamos, las presentaremos en forma de advertencia y les pedimos que procedan con cuidado.

 

Lo bueno

 

Ninguna crítica de Gene Edwards y sus discípulos debería ir sin un reconocimiento del gran bien que produjeron muchos de sus escritos. En estos libros uno puede ver un enfoque sano en conocer a Cristo como el propósito central de nuestro ser, un llamado a reconocer el ministerio del plantador de iglesias, llamados apasionados a la unidad entre hermanos y a reuniones participativas sin líderes dominantes; un conocimiento profundo de la historia eclesiástica y de las tradiciones erróneas que produjo; una apreciación profunda por una vida orgánica en comunidad que no se centra solamente en reuniones; un análisis psicológico perspicaz del miembro de las iglesias en casa que es incentivado por una agenda escondida de construir su propia iglesia de fantasía; y una comprensión profunda de las paralelas entre la koinonía en la Divinidad y la koinonía en la Novia de Cristo. - Entonces, con tantos aspectos buenos, ¿por qué criticamos a los edwardsianos? La respuesta es simple: Mucho de lo bueno es negado por lo que Gene Edwards y sus seguidores realmente dicen y hacen. Por favor siga leyendo.

 

Lo malo y lo feo

 

Elitismo

 

Después de poco tiempo de estar con el ala radical de Gene Edwards, uno ve expresiones de arrogancia. Los participantes de las Conferencias de Iglesias en Casas del Sur comúnmente criticaron que los edwardsianos asisten únicamente a sesiones dirigidas por Gene Edwards o sus asociados, y no tienen mucho que ver con los otros participantes. Y para que el lector no piense que esta es solamente una observación subjetiva, citaremos de un libro reciente escrito por cuatro seguidores de Edwards, "El Movimiento de Iglesias en Casas - ¿cuál dirección" (SeedSowers 2001, desde ahora "MIC"). En la página 13 leemos: "¿Hay tales llamas de fuego en algún lugar por allá en el movimiento de iglesias en casas? Entre cientos de líderes de delantera, y miles de dictadores apresuradamente ordenados que se llaman ancianos, puede haber unos pocos, si contamos el mundo entero. Pero podemos contar a estos hombres de furia con las dos manos - quizás con una sola mano." - La implicación no tan sutil es que los autores están entre estos contados pocos. - En la página 149 proclaman piadosamente en mayúsculas: "NOSOTROS HEMOS VIVIDO LO QUE HEMOS ESCRITO." - Parece que Gene Edwards y sus seguidores están enfocados en su propia importancia. Ellos reclaman que hay al máximo diez plantadores de iglesias en el mundo (MIC p.13). Esta declaración es a la vez ridícula y astuta. ¿Cómo puede alguien posiblemente saber que existen solamente diez plantadores de iglesias legítimos en el mundo? Esto supondría omnisciencia. Y esta misma declaración, hecha por un grupo de personas que nos comunican que ellos están entre este número exclusivo, es inmadura y arrogante en extremo.

 

Guruismo

 

Un gurú produce clones robóticos, indistinguibles de él mismo. Le invitamos que lea MIC, y que nos diga si puede encontrar algo allí que no sea Gene Edwards. El libro podría haber mencionado a Gene Edwards como autor. No hay ninguna diferencia estilística, y las ideas son monótonamente edwardsianas. Ningún otro humano en el movimiento de las iglesias en casa produce una admiración tan mística en sus seguidores. Escuchen a sus seguidores susurrar en adoración que Gene dice esto y Gene quiere aquello, y Gene hablará conmigo después de llevar mi carpa al desierto para pasar un fin de semana con él en su presencia augusta. No importa cuán brillante y talentoso sea Edwards, él tiene una gran responsabilidad por muchas de las cosas extrañas que hacen sus seguidores en sus asambleas. Por supuesto, comprendemos que un hombre brillante y talentoso no es completamente responsable por las cosas locas que hacen sus seguidores. Pero seguramente sería una gran ayuda si Gene Edwards echara una mirada objetiva a la forma como sus seguidores son percibidos por el resto de nosotros los peones en el movimiento de las iglesias en casas, y si hiciera algo acerca del asunto.

 

El gran problema es que Gene Edwards y sus asociados hacen del plantador de iglesias la condición indispensable de la vida eclesiástica. Mientras reconocemos el gran valor del plantador, sin embargo promovemos la idea de que es suficiente tener la presencia de Jesús, y seguir lo que la Escritura revela. La necesidad de expertos es algo de lo que está mal en las iglesias institucionales, y deseamos que la gente se aleje de esa mentalidad. Cualquier forma de pensar que ata a los creyentes al ministerio de unas personas particulares, raya con lo sectario y es peligroso. Creemos que Jesucristo es central, no el plantador de iglesias. En vez de proclamar que una iglesia necesita un plantador o debería disolverse, como dicen Gene Edwards y sus seguidores, nosotros proclamamos las palabras del apóstol Pablo: "Yo mismo estoy convencido, mis hermanos, de que ustedes mismos están llenos de bondad, completos en conocimiento y competentes de instruirse unos a otros." (ROM.15:14)

 

Exageraciones bombásticas

 

Hay legiones de ejemplos de declaraciones extremistas hechas públicamente por Edwards y grabadas en cintas, pero que raramente aparecen impresas en sus libros. Estos son unos ejemplos:

 

- Edwards declaró públicamente que él es el único hombre que leyó cada libro en inglés acerca de la historia de la iglesia temprana, y que él es la primera persona de los tiempos modernos que verdaderamente comprendió la historia del Nuevo Testamento.

 

- En una de las Conferencias Anuales de Iglesias en Casas del Sur, Edwards dijo al público que él era el único expositor del fin de semana que había ministrado a Cristo, y que todos los otros expositores eran hermanos Plymouth recalentados. No es claro cómo Edwards pudo saber esto, puesto que llegó tarde, y asistió a muy pocas, si alguna, de las sesiones de los otros expositores. Su declaración fue aun más vergonzosa en vista de que pocas horas antes, en ausencia de Edwards, otro expositor había dado una enseñanza excelente acerca de conocer a Cristo y enfocarnos en él como la única razón por tener una iglesia en casa.

 

- En la misma conferencia, Edwards despreció cada libro expuesto en la mesa como esencialmente sin valor alguno. Quizás Edwards está exagerando para lograr algún efecto. Quizás intenta ser chistoso. ¿Pero es una sorpresa que la gente lo tome a mal, y que él deje inevitablemente sentidos heridos detrás de sí?

 

- Otro ejemplo típico se encuentra en MIC, página XXI: "Este libro trata de que las iglesias en casas se vuelvan una fuerza revolucionaria tan poderosa que voltearán la historia eclesiástica de cabeza. Se trata de volverse una fuerza tan grande, o mayor, que la Reforma del siglo XVI." - Discúlpenos por ser escépticos, pero las pocas iglesias pequeñas de Edwards, las que todavía no se disolvieron, no harán nada de esta clase.

 

Tendencias antibíblicas

 

Cada expositor o escritor sabe cuán difícil es corregir un énfasis equivocado. Un lado del asunto ha sido tan sobreenfatizado, que uno tiene que hablar un poco más tiempo y un poco más fuerte acerca del otro lado, para ser escuchado. Uno podría argumentar que los edwardsianos realmente creen en la Biblia, y que solamente señalan los abusos, cuando ridiculizan a aquellos que estudian la Biblia y escudriñan el griego en sus reuniones. La respuesta de Jesús a los fariseos sirve la causa de los edwardsianos: "Ustedes escudriñan las Escrituras porque piensan que en ellas tienen vida eterna... pero ustedes se niegan a venir a mí para tener vida eterna" (Juan 5:39-40). Al parecer, esto levanta una dicotomía entre conocer las Escrituras y conocer a Jesús. Esto es exactamente lo que a Gene Edwards y su partido les gusta hacer. Pero notemos como en el mismo pasaje Jesús dice: "Estas son las Escrituras que testifican de mí" (Juan 5:39). Por tanto, no existe tal dicotomía. Jesús reprendió a los fariseos por usar mal las Escrituras, pero no por las Escrituras en sí.

 

Jesús - en quien debemos enfocarnos según los edwardsianos - hizo otras afirmaciones contundentes acerca de la autoridad de las Escrituras. Y el apóstol Pablo - a quien ellos se refieren constantemente como la autoridad en plantar iglesias - estaba completamente de acuerdo con Jesús en cuanto a la importancia de las Escrituras. Podríamos escribir muchas páginas acerca de este tema; y aunque este no es el lugar de hacerlo, consideremos por lo menos unas cuantas palabras de Jesús y de Pablo acerca de la autoridad divina de la palabra de Dios escrita. Primeramente Jesús: "...hasta que el cielo y la tierra pasen, no pasará ni una jota ni tilde de la Ley" (Mat.5:18). "La Escritura no será quebrantada" (Juan 10:35). "Ustedes están equivocados porque no conocen las Escrituras..." (Mat.22:29). "¿Cómo entonces se cumplirían las Escrituras?" (Mat.26:54). Por lo menos dieciséis veces apeló Jesús a la autoridad de las Escrituras, diciendo "Escrito está", y por lo menos seis veces dijo: "¿No leyeron...?" - Ahora Pablo: "y que desde la infancia has conocido las sagradas Escrituras, que te pueden hacer sabio para la salvación por la fe en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios..."

Pedimos a nuestros lectores que lo comprueben en los libros de Gene Edwards y en sus cintas y en MIC: Los escritores del ala radical ni siquiera suenan como Jesús en quien nos instan enfocarnos.

 

¿Dónde en los materiales edwardsianos encontramos una aprobación sana de la palabra de Dios escrita? En lugar de ello, encontramos una denigración de las Escrituras. Estos son ejemplos representativos:

 

- "Tengan cuidado del hombre que trae versículos. Una persona que conoció la vida genuina de la iglesia, no traerá versículos o teoría. Te traerá Cristo." (MIC p.56)

 

- "Solo el movernos desde ser centrados en la Biblia, hacia ser centrados en Cristo, puede salvarnos de la honra dudosa de ser iguales como el pasado." (MIC p.59)

 

- Refiriéndose a los miembros de una iglesia ideal, los autores de MIC dicen en la página XIX: "En cuanto a doctrina, no sé qué cree cada uno de ellos, ¡Y ellos tampoco me preguntan acerca de la mía! Que yo amo a Jesús y que soy en Él, es todo lo que les interesa."

 

- "El patrón para la iglesia no se encuentra en el Nuevo Testamento. Lo que se encuentra en el Nuevo Testamento, es solamente una manifestación del patrón. El patrón mismo se encuentra en la Divinidad antes de la creación." (Tim Richey, citado en un sitio Web edwardsiano.)

 

En estas citas discernimos la dicotomía falsa que transcurre a través de la literatura del ala radical. Ellos rutinariamente insinúan que es o Cristo, o las Escrituras, pero no ambos. ¿Sugirió Pablo alguna vez tal cosa, cuando llamó las Escrituras "sagradas", y cuando dijo que estas mismas Escrituras llevaron a Timoteo a Cristo? (2 Tim.3:15)

 

A menudo, el partido de Gene Edwards señala que la Biblia no era importante para la iglesia temprana. "Con una tasa de analfabetismo de más de 99%, y libros tan escasos como una vaca con tres cuernos, ¿de verdad estamos convencidos de que los creyentes del primer siglo se sentaron para estudiar la Biblia?" (MIC, p.90) Uno se siente tocado cuando los casi-místicos jóvenes edwardsianos apelan al patrón de la iglesia del Nuevo Testamento como su autoridad; pero notamos que para ellos la iglesia es "elástica, adaptable, cambiante, e indefinible... para siempre sin terminar" (MIC p.44); y entonces es perfectamente posible que la iglesia ideal de Dios haya llegado a ser una iglesia que no ignora los estudios bíblicos. - Pero más allá, aunque la iglesia temprana quizás haya sido mayormente analfabeta, pero no eran sordos. Las cartas de los apóstoles fueron leídas ante ellos, y fueron consideradas autoritativas como Escrituras (1 Tim.4:13).

 

(Nota.del.Traductor: Es también falso que los primeros cristianos hayan sido 99% analfabetas. Casi todos los muchachos judíos de aquel tiempo aprendieron a leer, con las Escrituras del Antiguo Testamento; y la mayoría de los primeros cristianos eran judíos.)

 

Cuando uno corrige un énfasis equivocado, es muy importante no crear otro énfasis equivocado. De hecho, los edwardsianos han identificado un problema muy grande en el movimiento de las iglesias en casa: hay un escaso enfoque en Jesucristo. Afirmamos lo que ellos dicen en MIC en la página 82: "Imagínate una iglesia que no tiene una carga por nada, excepto por la comunión con Jesucristo solo. ¿No encontrará esta reunión local su corazón, de maneras profundas y asombrosas? Y en este descubrimiento, la reunión respondería de manera natural, como una novia a su novio, a las cosas que están en el corazón del Señor. Avanzará con el eterno deseo de Dios por la expansión de la comunión." - Aquí somos presentados con una verdad, elegantemente expresada: para hacer cosas para el Señor (evangelizar etc.), primero tenemos que conocerle profundamente a El.

 

Gene Edwards y sus asociados son parte de una tradición honorable de pietistas cristianos, personas que a través de la historia eclesiástica se quejaron de otros cristianos que enfatizaron alguna otra cosa, tal como el poder eclesiástico y político, más que el conocimiento de Jesucristo mismo. Con esto, ellos siguen la tradición antigua y honrada del hermano Lorenzo, de Tomás a Kempis, Madame Guyon, y Felipe Jacob Spener. No deseamos tirar a la basura esta tradición, pero queremos presentarla de una manera más equilibrada, para no guiar por un camino equivocado a aquellos que investigan las iglesias en casa.

 

La próxima vez que Gene Edwards y sus colaboradores lancen una cruzada contra los "papistas de papel" y los "adoradores de la Biblia", y repitan su lema "Enfoca a Jesús", les sugerimos que se den cuenta de la trampa similar en la que ellos mismos han caído. Aun la revelación de "enfocar a Jesús" puede volverse más importante que Jesús mismo. Cualquier creencia puede abusarse o aplicarse de manera extrema. Aquellos que respetan la Biblia podrían olvidarse del Jesús de la Biblia; pero esta es una falla humana, no es una falla de las Escrituras. Y los seguidores de Gene Edwards están igualmente en el peligro de apartarse de la centralidad de Jesús, como cualquier otra persona.

 

Los edwardsianos podrían corregir la mala impresión que están causando. Por lo menos podrían de vez en cuando señalar algún amor por las Escrituras, como lo hacen en una oportunidad excepcional en la p.59 de MIC: "De ninguna manera descuidaremos las Escrituras. Las usaremos mucho más que la mayoría de los cristianos, pero nuestro enfoque estará en Jesucristo." - Ellos podrían declarar que un MERO amor por las Escrituras, sin el amor por Cristo, es sin valor. - Si el ala radical no se cuida en esta dirección, se encontrará en la misma posición como el movimiento carismático, el cual no disciplinó a sus extremistas y ahora paga un precio amargo por su falta de moderación.

 

El misticismo escondido de Gene Edwards y sus colaboradores los lleva efectivamente a abandonar la autoridad de las Escrituras en la práctica de la iglesia. Considere esta falsedad en la página 44 de MIC: "La ekklesia no es una idea, filosofía o concepto. La naturaleza de la ekklesia es elástica, adaptable, cambiante e indefinible. Orgánica. Para siempre sin terminar. Sí, y siempre desafiando una definición." - Así ignoran completamente las numerosas declaraciones del apóstol Pablo, donde él apela claramente a una estructura normativa de la iglesia, aunque sencilla: "...él (Timoteo) les hará recordar mis caminos que son en Cristo, como enseño en cada lugar en cada iglesia" (1 Cor.4:17). "Sean imitadores de mí, como yo soy de Cristo. Ahora les alabo porque me recuerdan en todo, y mantienen firmemente las tradiciones, tales como yo les entregué." (1 Cor.11:1-2). "Pero si uno desea ser contencioso, no tenemos otra práctica, ni las iglesias de Dios" (1 Cor.11:16). "Por esta causa te dejé en Creta, para que pongas en orden lo que falta..." (Tito 1:5). "Estoy presente con ustedes en espíritu, y me alegro ver cuan ordenados están..." (Col.2:5)

 

Irónicamente, los discípulos de Gene Edwards declaran en este punto exactamente lo que cree la iglesia institucional. Los líderes institucionalistas tampoco quieren que exista una autoridad bíblica para la práctica de la iglesia, de manera que ellos puedan ir y hacer lo que es correcto en su propia opinión. La única diferencia es que ellos ponen las tradiciones de la iglesia en el lugar de las Escrituras, mientras el "ala radical" pone la autoridad del gurú plantador de iglesias en el lugar de las Escrituras. Es triste, pero cristianos terrenales no pueden simplemente hacer iglesia enfocándose místicamente en Jesús solo. Si no nos creen, miren el registro de las iglesias plantadas por el propio Gene Edwards. Necesitamos también las Escrituras. Jesús y Pablo no se avergonzaron de la Palabra de Dios; ¿por qué deberíamos nosotros avergonzarnos de ella?

 

Aun los autores de MIC reconocen que la autoridad escritural es necesaria. En la página 125 dicen: "Abandonar todas las prácticas presentes, lanzarse directamente por Cristo y su ekklesia, introducir nuevamente la ekklesia tal como era hace tiempo, esto es algo que todavía no se ha intentado." ... Si no existe una definición escritural de la iglesia, ¿por qué deberíamos siquiera preocuparnos por lo que la ekklesia "era hace tiempo"? ... Los edwardsianos no practican lo que predican, porque no pueden. Hay una sola manera de "introducir nuevamente la ekklesia tal como era hace tiempo": sacudir el polvo de sus Biblias y leer acerca de ella.

 

En su ataque contra el centrarse en la Biblia, el ala radical comete un error fundamental. MIC dice en la página 87 que "nuestro tiempo es sin duda la era más centrada en la Biblia... y más descuidada de Cristo... desde los días de los fariseos." - Si uno que respeta las Escrituras termina con ser asociado con los fariseos, uno se preguntará ¿a qué planeta se refieren los edwardsianos? En el planeta tierra, la iglesia moderna está afligida con carismania, "neo-ortodoxia", y una ignorancia epidémica de las Escrituras. Las investigaciones de George Barna nos hablan de enormes secciones de cristianos que no creen en la Biblia ni en sus doctrinas fundamentales (como por ejemplo la existencia del infierno). Estas investigaciones indican también que grandes números de cristianos ni siquiera creen en el concepto de "verdad". La mayoría de los cristianos modernos ignoran completamente las Escrituras, cuando están confrontados con alguna dificultad de la vida diaria. El cristiano promedio de hoy es o un místico o un pragmático: hace lo que "siente", o hace lo que "funciona". ¿Podemos sugerir que quizás el ala radical está luchando en el frente equivocado?

 

¿Practican lo que predican?

 

Ejemplos misceláneos:

 

Cuando alguien te enseña apuntando con el dedo a tu nariz, serás un poco menos amoroso con las inconsistencias del docente. ¿Podemos señalar algunos ejemplos donde el ala radical no practica lo que predica? - Por ejemplo, Gene Edwards nos dice elocuentemente en su libro "Como evitar una división de iglesia", que las divisiones de iglesias son malas; pero el paisaje de las iglesias en casa está lleno de explosiones causadas por el ala radical. Los cuerpos heridos están por todas partes.

 

Otro ejemplo: Los edwardsianos hablan en contra de los estudiosos del griego y de los académicos (p.ej. MIC p.9), pero en su intento de defender su punto de vista acerca del ministerio de las mujeres, ellos usan la definición griega de ekklesia (MIC p.110), y acerca de la declaración de Pablo de que las mujeres callen en la iglesia, dicen que "cada estudioso de la Biblia conocedor del idioma griego, sabe que esta es una traducción equivocada."(p.109) Además, utilizan una investigación sofisticada acerca de la sociología del antiguo Corinto, que solo un académico puede haber hecho. Uno se pregunta maliciosamente, si estos estudiosos citados estaban enfocados en Cristo, y solamente en Cristo, mientras hicieron sus estudios.

 

Un tercer ejemplo: En la página 9 de MIC, los cuatro autores edwardsianos disparan contra todas las otras iglesias en casa, y escriben entre otras cosas: "Para ilustrar lo que sucede en el país, lo que se supone que es nuevo, grande y profundo, considere esto: conferencias de cuatro días con quince expositores - la mayoría de ellos educadores y graduados de seminarios." - Y en la página 151 descubrimos que dos de los autores son, de hecho, educadores; y el mismo Gene Edwards es un graduado de seminario.

 

Un cuarto ejemplo en la página 11 de MIC. Ellos apelan a hombres que "pongan un fundamento que durará no un año, no una década, sino mil años." ¿Pero dónde están las iglesias del ala radical que duran? Aunque todas tienen un plantador, se revientan con una monotonía espantosa.

 

Un ejemplo más: En la página 108, los cuatro jóvenes edwardsianos se jactan: "En las iglesias radicales encontrarás a mujeres en una posición igual a los varones... las mujeres deciden ellas mismas qué papel desean jugar en la iglesia." Pero por alguna razón, ninguna mujer en las iglesias radicales decidió ella misma participar en la tarea de plantar iglesias, que es realizada 100% por varones. ¿Será solo una aberración estadística?

 

Llamados selectivos a los patrones bíblicos:

 

Probablemente la desviación más grande entre prédica y práctica sucede cuando Gene Edwards clama por la restauración del plantador de iglesias. Porque este es el único elemento donde él apela a seguir el patrón bíblico. En "Overlooked Christianity" dice en un capítulo llamado "Restaurar el patrón" (p.131): "¿Cómo podemos traer de regreso este camino del primero siglo, este patrón divino? Traer de regreso estos caminos antiguos es difícil, quizás imposible. ¡Pero intentémoslo!" - Después describe cómo un plantador de iglesias debe encajar en el patrón bíblico. - Consideremos también esta cita en MIC (p.141), en un capítulo titulado "Un patrón consistente", referente a plantadores de iglesias: "¿Estamos en suelo escritural? Sí. El mejor suelo escritural. De hecho, ¡el único suelo escritural!" - Entonces vemos que el ala radical lo considera perfectamente bien apelar a las Escrituras cuando les conviene para sus propósitos, ¿pero permiten ellos a otros hacer lo mismo? - En la página 105 dicen: "Cuando escuchas: 'Lo que necesitamos es la restauración de los dones y oficios del primer siglo', entonces dirígete hacia la puerta. Estás viendo la mente occidental al punto de crear una organización." - En la cita anterior, ¿no hacen los edwardsianos exactamente esto, apelar a la 'restauración de los dones y oficios del primer siglo', en particular, el don del plantador de iglesias? ¿No deberíamos nosotros también "dirigirnos hacia la puerta" cuando escuchamos esto? - Es algo irónico, ver como los radicales se quejan de la creación de organizaciones, si esto es exactamente lo que Gene Edwards hizo. El creó una pequeña red de asambleas que está bajo su control, y él asigna los diferentes trabajos a las personas que entrena. El denigra las iglesias institucionales por su denominacionalismo, pero al final de cuentas, él creó otra denominación estrecha con una pequeña jerarquía.

 

Entonces, ¿por qué esta ala radical exclama a alta voz cuando sus hermanos en el cristianismo "más allá del sistema" intentan restaurar otras partes del patrón, aparte del plantador de iglesias? ¿Por qué llaman muertos, legalistas, sistematizadores estudiosos del griego, a todos que no están en el sistema de Edwards, cuando intentan restaurar cosas como las comidas ágape, la disciplina eclesiástica bíblica, reuniones interactivas, expansión exponencial, reuniones en casas, gobierno consensual de la iglesia, etc.? ¿Por qué dicen que los que intentan esto, interfieren con el crecimiento de la "niña"? "Nunca hubo algo como una estructura del Nuevo Testamento, y nunca habrá. Esta es una niña. Su genética biológica, su ADN, ha sido confundida con 'estructura del Nuevo Testamento'. No existe tal estructura en ella. Lo que vemos en el Nuevo Testamento, es cómo trabaja su ADN. ... El Nuevo Testamento no nos da ningún plano para armar una iglesia. Lo que leemos en el Nuevo Testamento, es una niña que crece en su expresión natural." (MIC p.104) Si Edwards y sus seguidores pueden todo el tiempo perforar nuestros oídos con llamados a restaurar al plantador de iglesias como parte de la estructura del Nuevo Testamento, ¿por qué no pueden otros exigir la restauración de otras partes de la estructura del Nuevo Testamento, sin enfrentar la acusación de "abusar de la niña"?

 

Examinemos un poco más esta metáfora de la "niña". Por supuesto, hay una verdad en la analogía del crecimiento orgánico. Nadie, sin la ayuda del Espíritu de Cristo, reproducirá mecánicamente la iglesia del Nuevo Testamento. ¿Pero puede alguien creer que no exista algo como una estructura del Nuevo Testamento? ¿Cree alguien que en una niña no hay ninguna estructura? ¿No es el mismo ADN esta "estructura de niña" creada por Dios, cuya existencia los edwardsianos niegan? Una niña tiene una cabeza, dos brazos, dos piernas, y un cuerpo femenino. Tiene un "patrón". Cierto, crece orgánicamente, pero crece según el patrón que Dios creó para ella. Lo mismo aplica a la iglesia.

 

¿Dejan ellos crecer a la "niña"?

 

Los escritos del ala radical son cargados con exhortaciones de que el plantador de iglesias debe "irse", o sea, no quedarse plantado con la iglesia que comienza, y no volverse controlador y dominante. Pero en la práctica sucede algo sutil. Puesto que la ideología edwardsiana des-enfatiza la autoridad de las Escrituras, y des-enfatiza el ministerio de los ancianos, y enfatiza tanto el papel del plantador de iglesias, en la práctica sucede lo siguiente: Cuando sucede la crisis inevitable, hay un vacío de autoridad por la ausencia de las Escrituras y de ancianos, y entonces el plantador entra en este vacío, y se convierte en exactamente esta persona controlador y dominante que los edwardsianos dicen rechazar. En vez de enfocarse solo en Cristo, efectivamente sus iglesias se enfocan solo en Gene Edwards. - Admitimos que este es un juicio subjetivo; pero pedimos a nuestros lectores que observen cuidadosamente cuando conversan con gente en las iglesias de Gene Edwards: ¿En torno de qué gira la conversación normalmente, en torno de Cristo o en torno de Gene Edwards?

 

Gene Edwards y sus colaboradores dicen que "se van". Pero ¿lo hacen realmente? ¿No están constantemente presentes en forma de correos electrónicos, llamadas telefónicas, visitas, libros, cintas grabadas? Pregúntate a ti mismo si examinas las iglesias de Gene Edwards: ¿Es la gente libre de operar, o solamente dentro de los límites prescritos por los colaboradores? ¿Se trata de un sistema que no permite desviarse de la voluntad del plantador? ¿Es la gente libre para cuestionar la autoridad del plantador? ¿Son los miembros más jóvenes que el promedio, y por tanto menos dispuestos a desafiar una autoridad excesiva? ¿Se les dice a los creyentes que "no hablen" acerca de ciertas cosas? ¿Reciben los miembros todos los datos acerca de asuntos importantes, de manera que los hermanos pueden tomar una decisión informada; o reciben más que todo dictados de los superiores? Por ejemplo, ¿recibirá alguna de estas iglesias alguna vez la libertad de no tener reuniones separadas de hermanos y hermanas?

 

Cuando Dios hizo niñas, no las hizo a todas con 150 cm. de estatura, rubias y con ojos azules. El creó una estructura de niña, pero permitió cierta libertad en la forma. Es irónico que Gene Edwards y sus amigos proclaman libertad para la "niña" en sus libros, pero en la práctica crean iglesias que son nada más que clones, sin poder distinguir entre una y otra. Todas sus iglesias comienzan de la misma manera: ningún estudio bíblico, ningún canto, los hermanos comen juntos, dan testimonios, leen los libros de Gene Edwards y escuchan las cintas de Gene Edwards, y después comienzan la reunión de hermanos y la reunión de hermanas por separado. Una vez que las iglesias funcionan, todas ellas escriben sus propias canciones y después se amontonan juntos para cantarlas. ¿Podemos pedir a los edwardsianos que por favor dejen libre a la niña?

 

¿Son todos sus plantadores de iglesias entrenados por plantadores de iglesias?

 

Una condición indispensable para un plantador de iglesias del ala radical, es que debe haber sido entrenado por otro plantador radical de iglesias.  "¡Siéntate a los pies de un viejo experimentado plantador de iglesias! Mira como él resuelve problemas, responde preguntas ..." (MIC p.101). Tom Begier, Tim Richey, Nick Vasiliades, y Frank Viola están siendo entrenados por Gene Edwards. Pero podemos preguntar amablemente: ¿quién entonces entrenó a Gene Edwards?

 

¿Es el plantador de iglesias absolutamente necesario para la existencia de una iglesia?

 

Hay otras cosas que nos preocupan. Dicen que el plantador de iglesias es parte de un patrón bíblico, pero tenemos que preguntar hasta dónde se conforman Edwards y sus asociados a este patrón. Por ejemplo, en el Nuevo Testamento vemos que los plantadores de iglesias evangelizan a los perdidos, y entonces organizan la iglesia infante con estos convertidos. Pero un plantador de iglesias según Gene Edwards trabaja con personas que ya conocen al Señor. - Otro ejemplo: Un plantador de iglesias bíblico nunca dijo a la gente que se trasladen a un lugar específico, desarraigando sus vidas de manera no natural, por una comunidad creada de manera artificial y que probablemente no durará. - Un tercer ejemplo: Un plantador de iglesias en el Nuevo Testamento siempre viajaba en equipos donde había una responsabilidad mutua; pero Gene Edwards y sus colaboradores aparentemente viajan solos. - Pero la desviación más extrema es como ellos elevan al plantador de iglesias a la posición de un gurú, semejante a un dios.

 

La literatura de Gene Edwards es llena de exhortaciones a restaurar la autoridad del plantador de iglesias. Por ejemplo en "Rethinking Elders", por Gene Edwards: "Pero si los ancianos no se enfrentan a una crisis, ¿quién lo hace? El hombre más necesario, pero el hombre a quien nadie quiere: el plantador de iglesias." (p.49). "El plantador de iglesias y los ancianos están relacionados inseparablemente... Verdaderos ancianos existen solamente en la presencia del plantador itinerante de iglesias." (pp.73-74) "Los plantadores itinerantes de iglesias, y nadie más que ellos, son la única influencia consistente en la decisión de quiénes serán ancianos, y cuándo habrá ancianos. Ellos son los que imponen sus manos sobre estos hombres. Donde no hay plantadores itinerantes de iglesias, no hay ancianos." (Pp.35-36)

 

Ahora, nosotros no estamos interesados en la extinción del plantador de iglesias. Ellos son los apóstoles de hoy, y necesitamos más de ellos. Pero hay varios problemas con el acercamiento de Edwards. Primero, este énfasis autoritario en la función del plantador, deroga la autoridad de la iglesia entera. En "Rethinking Elders", Edwards señala correctamente que el Nuevo Testamento es muy silencioso en cuanto a la autoridad de un anciano, y que la autoridad eclesiástica está más que todo en las manos de los hermanos colectivamente. Pero con la mano izquierda quita lo que otorgó con la derecha. Si él dice que "los plantadores itinerantes de iglesias, y nadie más que ellos, son la única influencia consistente en la decisión de quiénes serán ancianos, y cuándo habrá ancianos", ¿qué sucede con la autoridad colectiva de los hermanos? ¿No tienen ellos ni voz ni voto en la decisión de quiénes, y cuándo, serán ancianos? Pedimos a nuestros lectores que examinen la práctica de las iglesias de Edwards, y vean si no es de hecho esta teoría errónea de preeminencia apostólica, la que se realiza en la práctica. En una iglesia plantada según Gene Edwards, ¿dónde está realmente la autoridad? ¿En los hermanos colectivamente, o en el plantador de iglesias?

 

Otro problema es que la definición de un plantador de iglesias según Edwards, engendra desánimo. Puesto que existen solamente unos cinco de ellos en todo el mundo (convenientemente todos ellos relacionados con Gene Edwards, por supuesto), y puesto que una iglesia no puede seguir existiendo sin un plantador, el cristiano promedio se ve obligado a desesperar porque nunca tendrá la oportunidad de tener una verdadera iglesia bíblica. Edwards ata la existencia de una iglesia al plantador, y por implicación a un plantador edwardsiano. Esto lleva al elitismo y la arrogancia. Un seguidor de Gene Edwards, en una Conferencia de Iglesias en Casas del Sur, escuchó el testimonio de un apóstol que había fundado unas cuarenta iglesias; y se atrevió a preguntar al expositor si los "estudios bíblicos" que él había comenzado, seguían existiendo. Cuando un seguidor de Edwards lo hace, es una "ekklesia", pero si otra persona lo hace, lo llaman un "estudio bíblico". - Ellos incluso sugirieron a pequeños grupos que luchaban por su sobrevivencia, que se disolvieran hasta que consigan a un plantador de iglesia.

 

 

El problema final es este: simplemente no es verdad que una iglesia no pueda existir por mucho tiempo sin un plantador. (Irónicamente, la mayoría de las "plantas" del mismo Gene Edwards no duraron mucho tiempo.) Ellos aislaron el patrón del apóstol Pablo, y lo universalizaron para la iglesia entera. Sin embargo, si queremos declarar un patrón del Nuevo Testamento como normativo, debe ser así "en todas las iglesias" (1 Cor.14:34). Pero si examinamos los patrones de otros apóstoles, encontramos a apóstoles que no "se fueron" de la iglesia que plantaron. Y también encontramos iglesias de las que no podemos decir que fueron comenzadas por plantadores de iglesias.

 

Primero, miremos unos ejemplos bíblicos de plantadores residentes de iglesias. Pedro representa un modelo enteramente diferente; pero Pedro es nunca imitado por Gene Edwards y sus discípulos. Por ejemplo, a diferencia de Pablo, Pedro se llama tanto "anciano" (1 Pedro 5:1) como "apóstol" (1 Pedro 1:1). Los ancianos son residentes, y puesto que Pedro era tanto apóstol como anciano, esto significa que Pedro era un apóstol residente que viajaba solamente ocasionalmente según la dirección del Señor. Pedro, y los apóstoles que estaban con él en la fundación de la iglesia en Jerusalén, no eran itinerantes por los primeros 17 años de existencia de la iglesia, aproximadamente. Ellos se dedicaron a evangelizar y enseñar en Jerusalén (Hechos 1-7), con cortos viajes misioneros ocasionales (Hechos 8:14.25). Solamente cuando Pablo llegó a Jerusalén después de su tercer viaje misionero, encontramos que la mayoría de ellos habían abandonado la ciudad (porque el único apóstol a quien Pablo encontró, era Jacobo, Hechos 21:18). - Pero aun Pablo, el favorito de los edwardsianos, era residente por tiempos. En Corinto se quedó "un años y seis meses, enseñando la palabra de Dios entre ellos" (Hechos 18:11). En Efeso se quedó aun más tiempo, tres años (Hechos 20:31).

 

Pero aun si no tuviéramos estos ejemplos, el reclamo de que una iglesia a la fuerza debe tener un plantador, es equivocado. MIC (p.137) dice que "virtualmente cada iglesia en el primer siglo nació bajo las manos de un colaborador... extra-local, itinerante... (Las pocas iglesias en el Nuevo Testamento que emergieron sin la ayuda directa de un obrero itinerante, siempre recibieron la ayuda de un tal obrero después de que nacieron.)" - Ahora, si dijeran esto acerca de cada iglesia en el *Nuevo Testamento*, sería cierto. Pero ellos lo dicen acerca de cada iglesia "en el primer siglo". Pero hubo montones de iglesias en el primer siglo, cuyo origen no se relata en el Nuevo Testamento (por ejemplo la iglesia en Alejandría, Egipto). ¿Cómo pueden los edwardsianos saber con seguridad que estas iglesias tenían un plantador? No pueden saberlo. Y si quieren extrapolar el ejemplo de las iglesias mencionadas en el Nuevo Testamento, tienen un gran problema. Todas estas iglesias, por supuesto, fueron fundadas y apoyadas por apóstoles, porque las Escrituras fueron escritas por apóstoles, y ellos naturalmente escribieron acerca de las iglesias que ellos mismos fundaron y apoyaron. Ellos no iban a escribir sobre otras iglesias que quizás comenzaron sin la ayuda de plantadores, porque los apóstoles no tenían experiencia con tales iglesias. Los edwardsianos pueden decir que generalmente es bueno que un plantador se vaya de la iglesia que plantó. Pero no tienen fundamento para elevar esto a un principio universal.

 

Conclusión

 

¿Qué hacemos con un hombre anciano y su pequeño grupo de cuatro hombres que escriben un libro declarando que "una revolución se está cocinando en América... y este libro fue escrito por los hombres que están fomentando esta revolución"? ... La retórica pomposa, sobre-inflada, exagerada del ala radical es insoportable. La tapa trasera de MIC se jacta: "Volverás a escuchar de estos hombres. ¡Y nuevamente!" Bueno, no, nosotros no, no si estamos preocupados por la iglesia de Jesús. - Por encima de la misma tapa trasera dice una advertencia en mayúsculas: "ESTE LIBRO PUEDE SER PELIGROSO PARA TU CRISTIANISMO." ¡Con esto ciertamente tienen razón!

 

La verdad sobria es, que el terreno del movimiento de iglesias en casas está lleno de los cuerpos heridos de aquellos que fueron dejados sangrientos en la calle, cuando las tropas de Gene Edwards pasaron marchando con su ideología centrada en el plantador de iglesias. Preciosos santos dejaron las asambleas controladas por Edwards, asustados, confundidos, y profundamente heridos por la manipulación orquestada de los eventos, por las órdenes de intimidación, y por el énfasis tendencioso que se dio a los asuntos y problemas. Los problemas se tratan según cómo se puede proteger a Gene Edwards y sus amigos, no según un intento objetivo de encontrar la mente de Cristo. Es tiempo que se detenga esta carnicería espiritual.

 

Iglesia en casas de Argentina, es un sitio de ínteres para todos aquellos que anhelan que el Cristianismo de nuestros días vuelva a ser lo que fue al príncipio.
Aquí esta todo lo referente al movimiento de Iglesia en casas. Tanto en Argentina como en el resto del mundo.-
 
Hoy habia 1 visitantes (7 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
IGLESIA EN CASAS ARG.